Por 1968, la elaboración de tacos al pastor empezó a permear el sur de la Ciudad de México, y en especial, a la tradicional avenida Revolución donde el 22 de agosto se abrió la primera sucursal de la taquería El Fogoncito®, dirigida por la señora Martha Ávalos de Rocha.

Se trataba de un negocio familiar, donde se preparaban los, en ese entonces, no muy conocidos tacos al pastor. El pequeño negocio tuvo en poco tiempo un gran éxito, debido a que su propietaria supo marcar, en dicho lugar, un sello de alta calidad y buen servicio, que conquistó la preferencia de los vecinos y transeúntes de la zona.

Y en el pequeño local de El Fogoncito® en la calle de Leibinitz de la Colonia Anzures fue justo donde nacieron las famosas "gringas", de una manera muy original. Aquella era la zona de estudiantes y había unas clientes norteamericanas, Sharon Smith y Jennifer Anderson, a las que les gustaba mucho los tacos al pastor, pero como no distinguían bien entre las tortillas de maíz y las de harina, pedían sus tacos en las tortillas más blancas que se usaban para las quesadillas y ellas con queso. Así, la gente empezó a pedir "lo de la gringa" o "como la gringa" hasta que se bautizó como "gringas" al nuevo platillo.
x